Tipos específicos de Alteraciones en la Palpación de canales (extracto del Libro)

Actualizado: sep 24


El término palpación de canal se refiere a tres técnicas descritas en general. Palpación de canales incluye palpar, presionar, y sentir en sucesión. A medida que el pulgar se mueve a lo largo del curso del canal, uno podrá pararse para presionar a tomar notas de como un área en particular se siente. Como se ha indicado previamente, la palpación de los meridianos se hace en el área entre las manos/pies y los codos /rodillas. El recorrido de los vasos Ren y Dú además del canal de vejiga se palpan además de la cabeza, la espalda y el abdomen. En el abdomen, el punto Mu ( de alarma frontal) puede ser presionado para determinar exceso o deficiencia. En términos de fisiología moderna, uno podría decir, que la mayoría de estas alteraciones palpables en los canales, están ocurriendo en el tejido conectivo del cuerpo humano justo debajo de la piel. Las alteraciones se pueden encontrar en diferentes niveles que rodean todas las estructuras del organismo. Esto es, donde el qi del canal se mueve. ( Fig 12.6)


Fig 12.6 Al palpar los canales, las áreas por debajo de los codos y de las rodillas son las más importantes para encontrar información significativa de valor diagnóstico. Los vasos Ren y y Dú son también palpados habitualmente. En general, hay tres tipos básicos de información a tener en cuenta: profundidad, dureza relativa, y el tamaño de las alteraciones encontradas. En lo relativo a la profundidad, estos cambios que se supone ocurren en el tejido conectivo, están de alguna manera bastante superficiales, sin embargo los cambios más profundos requieren de más fuerza para ser palpados. Un nódulo, puede ser considerado como duro, si se siente bastante turgente, pero a la vez puede ser considerado como como suave, si lo comparamos con una prominencia ósea, por ejemplo. La dimensión de los cambios palpados varía bastante. A veces los nódulos pueden ser lo suficientemente grandes para ser percibidos con una pasada descuidada a lo largo del canal pero de forma habitual, un cambio significativo de cara al diagnóstico del canal, es extremadamente pequeño y puede ser fácilmente pasado por alto. Por ejemplo en los desórdenes cervicales que implican al Tai yang se suele corresponder con una sensación como de arenilla, entre los puntos 4ID y 5ID. A continuación describimos tres categorías generales de mutaciones palpables con algunas sub-categorías (tabla 12.3)


12.3 Las tres categorías generales de las alteraciones palpables mas comunes Áreas frágiles y suaves Cuando palpamos a lo largo del curso de un canal, a veces existe la sensación de que el músculo o la fascia, tienen un tono significativamente disminuido. En algunos canales, o incluso en puntos específicos, puede observarse falta de tono y languidez que se siente al pasar los dedos por la superficie con una presión media. Esto es un síntoma de deficiencia. Para poder entender completamente la naturaleza de la deficiencia, uno debe obviamente combinar esta información con aquella extraída de los otros métodos diagnósticos. En cualquier caso, una palpación de canales hecha de forma cuidadosa puede ayudar identificar el órgano principal afectado en aquellos casos en donde el paciente presenta una deficiencia generalizada de Qi o Yang, o una deficiencia que involucra varios órganos. Por ejemplo: uno puede observar un paciente con fríos crónicos, fatiga, una cara pálida, heces líquidas, una tendencia al dolor en articulaciones y zona lumbar, pulso fino, y una lengua pálida e hinchada. El diagnóstico de órganos, será primero llevado a cabo, a través de una cuidadosa diferenciación de patrones sintomáticos. El diagnóstico orgánico se vuelve más claro, cuando al hecho de que haya falta de tono, blandura y nódulos muy pequeños en el canal de bazo, se añade el hecho de que los canales de Riñón y Pulmón se sientan relativamente normal. En este caso el tratamiento procederá en el canal Tai yin de Bazo. Tensión y dureza generalizadas El segundo y tercer tipo de alteraciones en el canal son a menudo difíciles de diferenciar, especialmente para el terapeuta.(Una dureza o tensión generalizada se siente más a menudo a un nivel más superficial a largo del curso del canal; es a menudo menos duro cubre un área más extensa el tercer tipo de dureza, Dureza profunda). En muchos casos, es una hiper-tonicidad general de los tejidos a lo largo de una relativa larga porción de un canal en particular. Los cambios que caen en esta categoría los relacionamos con frío y humedad y /o cuadros relativamente agudos. En estos casos, a pesar de que los canales están afectados y el movimiento comprometido, el Qi patogénico ha conducido a un serio estancamiento de sangre o acumulación de flema. Nódulos relativamente duros con bordes que no están claramente definidos también se incluyen en esta categoría. Éste tipo de nódulo, puede ser incluso relativamente blando y sentirse menos profundo que los nódulos discutidos. A menudo este tipo de nódulos, se sienten como si estuvieran justamente bajo la superficie de la piel o incluso adheridos a esta. Son a menudo indicativo de una situación relativamente aguda o que está afectando a los músculos, los tendones y la piel. Los cambios que sean generalizados relativamente superficiales y adheridos a la piel se pueden considerar como reflejo desajustes en el “nivel del Qi”, sin embargo, los cambios que trataremos a continuación en el próximo apartado, son más probablemente un reflejo de desajustes en el nivel de la sangre. Los cambios en el Nivel Qi indican problemas con la función orgánica, en contraste los cambios en el nivel de la sangre que normalmente corresponden a cambios más sustancialmente físicos en el cuerpo. El primer tipo es más blando más suave y se suele encontrar en cuadros menos serios, sin embargo la dureza profunda a menudo tiene más definición involucra una situación más seria o una dinámica patogénica crónica.( fig 12.4)


Fig 12.7 Un simple ejemplo de cómo la palpación de canales puede ayudar a verificar y refinar una hipótesis diagnóstica.


Tabla 12.4 Técnicas para diferenciar la dureza y la tensión en los canales.


• La dureza profunda se puede subdividir en:. -Nódulos muy duros. •Cambios de tipo bambú como baches. -Nódulos duros bien definidos. •Cambios de tipo vara o palo. Dureza Profunda Esta es la categoría más amplia de los cambios en el canal. Una gran variedad de los mecanismos patogénicos pueden conducir a cambios de este tipo, pero muy a menudo relacionados con un éxtasis de sangre, acumulación de flema, presencia de una enfermedad crónica. Este tipo de nódulos están claramente localizados debajo de la piel y es menos probable que se muevan



cuando la piel se mueve. En esta categoría profunda hay varias sub-categorías: -Un nódulo muy duro que es difícil de moverse: Éxtasis de sangre y una cantidad significativa de frío (figura 12.8 y 12.9). -Nódulos duros y definidos que son fáciles de mover y resbaladizos: Humedad y flema (figura. 12.10)

-Dureza en una línea que se siente casi como una pieza de bambú: Condición crónica. Esto se debe a que las funciones energía nutritiva de los líquidos están comprometidas y son más difíciles de tratar. ( fig 12.11)